Adopción de la nube y el proceso de transformación

Dentro de los primeros meses de la pandemia del COVID-19, vimos un enfoque claro en la gestión de la crisis, como una gran parte de la sociedad respondió a la pandemia y tomó la decisión de entrar en algún tipo de confinamiento, las organizaciones en todo el mundo se vieron afectadas. Fuimos testigos de un cambio de empleo masivo: de estar centralizado en las oficinas a trabajar de forma remota en casa. 

Las organizaciones estaban desesperadas por aprovechar y adoptar nuevas tecnologías para garantizar su continuidad, no sólo tenían que garantizar el acceso a los archivos para poder seguir trabajando desde el nuevo entrono de trabajo. También tenían que asegurarse de que sus servicios fueran completamente estables y seguros. Las organizaciones que ya habían llevado sus operaciones en la nube y habían adoptado servicios de colaboración y productividad en línea, pudieron hacer frente en estos difíciles meses de pandemia, facilitaron el trabajo remoto de sus colaboradores y garantizaron en gran media la adaptación de las organizaciones a las condiciones con más fluidez. Además, pudieron mantener su nivel de atención en un contexto de incertidumbre, valoraron más que nunca este tipo de respuesta.  

Definitivamente la crisis de salud global sirvió como un catalizador para reconocer el poder de la nube y las ventajas de tenerla como aliada en los procesos en las organizaciones – por ejemplo – en aspectos estratégicos como la descentralización de los servicios, los ahorros y beneficios económicos y la alta disponibilidad de los servicios, les permitieron incrementar las capacidades de recuperación ante desastres. 

La tecnología en la nube, se ha convertido en una alternativa poco más que obligatoria, dentro de cualquier organización. Migrar hacia esta solución es imparable; y más con una transformación digital que ha abierto una nueva era económica y social. De acuerdo con el estudio de Accenture Perspectivas de la encuesta ‘NUBE’: expectativas vs. realidad, casi la mitad de las organizaciones que cuentan con mayor grado de adopción de servicios nube declara haber alcanzado totalmente los beneficios esperados.   

Cuando hablan de la totalidad de los beneficios esperados, aluden al ahorro de costos, la mejora en el nivel de servicio, y los tiempos de respuesta. “Más del 45% de los encuestados ha cumplido con los objetivos previstos”, determina el informe de Accenture. Para llegar a esta cifra, el modelo de nube resulta esencial, el 92% de los consultados dijo que tenía al menos algo de su entorno de TI (infraestructura, aplicaciones, análisis de datos, etc.) en la Nube actualmente. 

Migrar hacia la nube significa estandarización, simplificación de procesos y consolidación de servicios. En promedio, el 93 % de los encuestados estaban satisfechos o muy satisfechos con los resultados obtenidos.    

Las organizaciones confían en la nube para:  

  • Reducir el papeleo. 
  • Automatizar los flujos de trabajo industriales. 
  • Lanzar nuevos servicios innovadores. 
  • Expandirse o mejorar la interacción con sus beneficiarios 
  • Aumentar la productividad en sus empleados.

Pasos para lograr una transformación digital a la nube de forma segura y confiable 

  • Antes de realizar cualquier acción hacia la nube es recomendable conocer las diferencias entre la nube publica, privada e hibrida 
  • Cerrar la brecha de habilidades (contratar, capacitar, mantener y retener al personal con habilidades en todas las tecnologías de nube relevantes) se ha convertido en una ardua tarea. 
  • Planificar el éxito, considerar cómo se usan sus sistemas y aplicaciones, para tener en cuenta los requisitos de seguridad, y luego correlacionar esto con la funcionalidad ofrecida por varias plataformas y proveedores en la nube. 
  • Encontrar un socio que tenga la experiencia para aconsejar sobre las mejores opciones de infraestructura y nube. Si ese socio también puede proporcionar herramientas adicionales y la experiencia para administrar o respaldar una implementación sería el escenario ideal. 
  • Proteger los activos críticos en toda la organización, incluida la red, los servidores y la infraestructura basada en la nube, cumpliendo con las regulaciones gubernamentales, los estándares de la industria y las mejores prácticas de seguridad de TI.

Barreras para la nube 

El estudio ha identificado ciertas barreras relacionadas con la adopción de la nube y con la consecución de las expectativas generadas por esta tecnología. Los tres obstáculos principales mencionados por Accenture, aunque con distinto impacto según el mercado, son los riesgos de seguridad y cumplimiento, de acuerdo con la complejidad de la organización y los problemas generados por la infraestructura heredada. La falta de conocimiento sobre nube dentro de las organizaciones también emerge como una barrera en ciertas ocasiones. La otra gran conclusión está relacionada con el conocimiento. Adquirir estas nuevas destrezas es unos de los principales retos en cualquier organización. 

Y aunque se han logrado grandes avances en la adopción y la aplicación de la nube, sigue habiendo beneficios sin aprovechar para las organizaciones que puedan superar las barreras existentes. Tales como si esta herramienta cumple o no con las expectativas depositadas por la gran mayoría de organizaciones, los datos demuestran, o al menos así aparece en el informe, que la nube resulta como una herramienta esencial en para las organizaciones. 

Fuente referencia: https://www.cloudmasters.es/como-la-adopcion-de-la-nube-se-ha-convertido-en-algo-esencial-para-la-transformacion-digital-sabias-que/  https://elpais.com/retina/2020/01/17/tendencias/1579249847_857262.html 

 

Entrada anterior
¿Por qué es importante medir el impacto de los proyectos?
Entrada siguiente
La ciberseguridad como uno de los desafíos más importantes en la transformación digital
Menú